Costa Rica daría utilidad a menospreciada Copa Oro compitiendo solo con jóvenes

Tricolor debe planificar mejor la Copa Oro. Foto: Fedefutbol

Escuchar reiteradamente los criterios de seleccionados afirmando que “prefiero perder aquí y ganar en la Hexagonal”, o del técnico recordando que “lo importante es la eliminatoria”, me llevan al siguiente cuestionamiento: ¿cuál es el verdadero sentido que tiene la Copa Oro para la tricolor?

Terminó una edición más de dicha competición regional de Concacaf, la tricolor volvió a ser eliminada antes de la final, y parece que todavía no se ha encontrado un objetivo útil de esta competencia para el país, ya que lo único claro es que para los protagonistas la copa no tiene tanta relevancia.

Evidentemente el formato del torneo es malo, se juega cada dos años y en veces de cada cuatro, participan 12 naciones y avanzan 8, es programado en media pretemporada de los equipos, los arbitrajes son descarados y solo México llena estadios. Sin embargo, partiendo de esas razones, considero que permite sacarle provecho si solo se llega a competir con jóvenes talentosos de categoría sin-20.

La Selección de esta edición de Copa Oro no fue un grupo malo, pero fracasó igual que siempre y no era la titular. Óscar Ramírez dice que aprovechó para experimentar, para ver jugadores, pero la realidad es que no se destacaron futbolistas en este torneo, el cual equivale a la Copa América u Eurocopa al ser torneo regional.

A raíz de eso, sabiendo que el título está lejano en una competencia sin prioridad, es mejor ir a probar jóvenes de selección para desarrollar un proceso a futuro; imitar un sistema semejante al que implementa Alemania llevando un equipo B a campeonatos como Copa Confederaciones.

El asunto es sacarle provecho de una manera inteligente que proyecte a próximos años. No importa decirle al país que el objetivo mediático no es ganar el trofeo, puesto que es el discurso de siempre. Sería importante tomar una medida como está porque después del Mundial de Rusia 2018 o mejor, para el Mundial de Catar 2022 ya no estarán jugadores de peso como Keylor Navas, Celso Borges, Giancarlo González, Cristian Bolaños, Randall Azofeifa, Bryan Ruiz, etc.

Debido a eso, es fundamental ir buscando los reemplazos desde ahora, y podría funcionar basarse en ese método que utilizan los campeones del mundo y otros países: llevar una conjunto joven para que vaya tomando roce, sume experiencia y permita darnos un panorama mejor del material que existe.

Podría tener éxito o tal vez no, pero solo intentado tendríamos la respuesta. No se pierde prácticamente nada, pues ese certamen es poco serio y sin tanto valor tanto económico como deportivo según aseguran los mismos delegados patrios.

Con mejores equipos y técnicos con amplia trayectoria se ha intentado alcanzar la Copa y solo fracasos hemos cosechado, no obstante, cambiar el sentido de la Copa Oro sí le brindaría a la Sele réditos probando de esa manera y claro que con cierto nivel de exigencia.

En esta ocasión la tricolor pese a la ausencia de legionarios principales no apostó por jóvenes. Solo uno (Juan Pablo Vargas) fue desde el inicio y los otros tres (Jhamir Ordain, Jimmy Marín y Jose Leiton) se convocaron por emergencia y ninguno tuvo participación.

En este torneo siempre hay casos de lesiones, jugadores que no viajan, otros sin equipo o cuidándose y algunos sin ritmo por las vacaciones. Por eso, llevar un plantel cargado de la futbolistas categoría sub-20, quienes no están en esa situación, podría ser ganancioso para que varios se puedan ir consolidando.

Urge tomar decisiones para planificar diferente la participación nacional en Copa Oro. Basta de seguir obteniendo los mismos resultados de maneras que no dejan aspectos positivos, cambiar la función de la menospreciada Copa Oro quizás sirva para el desarrollo de los futuros seleccionados.

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
3

Related posts